AIDIMME presentó su resumen de comportamiento de los elementos más significativos sobre la situación de la Industria del mobiliario en España.

Este avance formó parte de las acciones de Vigilancia Tecnológica e Inteligencia Competitiva, que realiza AIDIMME, con la finalidad de proporcionar información integral especializada, que facilite información de la evolución de los mercados y al entorno tecnológico y competitivo fundamental para la toma de decisiones de carácter estratégico por parte de las empresas del sector.

En este sentido, el objetivo específico del proyecto es proporcionar información con la siguiente metodología:

  • Describir el entorno competitivo y de mercado en el que las empresas desarrollan su actividad de negocio.
  • Facilitar el éxito en el desarrollo de productos competitivos en los mercados.
  • Adaptarse de forma exitosa a la evolución de los mercados y a los entornos tecnológicos.
  • Estar alerta de cambios relevantes que se produzcan en el entorno de la empresa (cambios tecnológicos, de mercado, de la demanda, etc.)
  • Apoyar la toma de decisiones estratégicas.

La producción de mobiliario consolidó su crecimiento en los últimos dos ejercicios, con una facturación en 2015 que alcanzó los 3.991 millones de euros, crecimiento superior a la tasa de variación anual del PIB registrada por el Instituto Nacional de Estadística, según los datos que refleja el último estudio “La Industria del Mueble en España”, que edita el Instituto Tecnológico Metalmecánico, Mueble, Madera, Embalaje y Afines, AIDIMME. Por importancia relativa, Andalucía (17,41%), Cataluña (13,76%), Comunidad Valenciana (13,47%),  Comunidad de Madrid (9,14%) y Castilla La Mancha (7,91%) concentran el mayor número de empresas fabricantes de muebles. El incremento en el volumen de negocio del mueble de 2015 repercutió positivamente en la cifra de empleo. Tras casi diez años de ajuste de la industria y con el número de empresas todavía en disminución, el empleo en el sector del mueble en 2015 creció un 3,1%. La crisis económica ha supuesto una modificación sustancial en el mercado del mueble, las reglas de consumo han variado (gustos, hábitos, cantidad de mobiliario adquirido, canales de adquisición de producto…) y la industria ha tenido que adaptar sus estrategias a las nuevas reglas del juego. Después de años de ajuste, el informe recoge un clima empresarial moderadamente optimista para 2016 en cuanto a las ventas se refiere, tanto en las ventas nacionales, como en las internacionales.